En el día de la oración: enseñar a orar a nuestros hijos y alumnos


Dentro de todos los roles del docente, también está el que debemos como seres humanos y creyentes de la existencia de Dios, transmitir a nuestros alumnos el amor y confianza en él, estos valores cristianos cuando son transmitidos por el docente repercuten en el hogar, los niños todo lo que aprenden en la escuela lo llevan a sus hogares, y que hermoso mensaje es cuando un niño si no recibe esta enseñanza en el hogar sea recibida en la escuela, son recuerdos que nunca se olvidan.

Por ello quiero compartir este mensaje que recibí, me pareció de importancia por que son estrategias que se pueden aplicar en el aula, tengamos  cualquier  creencia religiosa, lo importante es que creemos en un solo Dios.

Hoy, en muchas de nuestras familias, ya no se reza. Y empiezan las justificaciones: nos da pereza proponer a la familia…; la oración parece algo forzado, artificial, no nos sale dentro…; los hijos son demasiado pequeños o demasiado crecidos… Sin embargo, la oración en familia es hoy posible. El primer paso lo tiene que dar la pareja aprendiendo a orar ellos juntos. Una oración en pareja, sencilla, normal, sin demasiadas complicaciones, hace mucho bien al matrimonio creyente y es la base para asegurar la oración en los hijos.

Provocar el ambiente apropiado

La oración en familia pide un cierto clima. Algunas familias llegan a reservar en la casa un lugar o “rincón de oración” especialmente destinado para orar, como expresión de que se le deja a Dios un sitio en la casa. Es un rincón preparado con alguna Biblia, un cirio, alguna planta, que se puede adornar de manera apropiada en algunos tiempos litúrgicos.

También se puede cuidar más lo que entra en el hogar (cierto tipo de revistas, videos, libros, Internet, programas de TV). No es difícil hoy suscribirse alguna revista cristiana, comprar libros sanos y educativos para los hijos, Evangelios y Biblia para los niños, biografías de Santos en libros o DVDs, CDs con grabaciones para orar…

Se puede también introducir algún símbolo, imagen o signo religioso de buen gusto. Los lugares más apropiados son, sin duda, la sala de estar donde la familia se reúne para descansar, hablar o ver la tele, y las habitaciones de los hijos donde, entre otros pósters y objetos variados, pueden haber algunos de tipo religioso, algún recuerdo de la primera comunión o de la confirmación, los Evangelios, alguna imagen de Jesús y de la Virgen…

Saber enseñarles

Antes que nada, es necesario que el niño vea rezar sus padres. Si ve a sus padres rezar sin prisas, quedarse en silencio, cerrar los ojos, ponerse de rodillas, desgranar las cuentas del Rosario, poner el Evangelio en el centro de la mesa después de haberlo leído despacio, el niño -que capta y observa la importancia de estos momentos-, percibe la presencia de Dios en el hogar como algo bueno, aprende un lenguaje religioso, palabras y signos que quedan grabados en su experiencia, aprende unas actitudes y se va despertando en la sensibilidad religiosa. Eso sin contar el impulso que la Gracia obra en sus almas…

Nada puede sustituir a esta experiencia. Pero, además, es necesario orar con los hijos. Los niños aprenden a orar rezando con su padres. Hay que hacerlos participar en la oración, que aprendan a hacer los gestos, a repetir algunas fórmulas sencillas, algún canto, a estar en silencio hablando Dios. El niño ora como ve orar. Llegará un momento en el que el mismo podrá bendecir la mesa, iniciar una oración o leer el Evangelio con la mayor naturalidad. La oración queda grabada en su memoria vital como algo bueno, que pertenece a la vida de la familia, como el reunirse, el hablar, el reír, el discutir o el divertirse.

El Rosario a la Virgen

Una de las prácticas más aconsejables para vivir la oración en familia, es el rezo del Rosario. Los hijos acogen esta plegaria con alegría cuando se les explica bien su significado: “Cada avemaría es como una rosa que ponemos en manos de la Virgen para que ella nos conceda sus gracias”. Con tan sencillo argumento, los hijos se integran con naturalidad en la plegaria a su madre Celestial, animándose más a la oración cuando se intercalan peticiones y se les permite dirigir una parte del Rosario o de las Avemarías.

Al nombrar cada uno de los Misterios que se van a rezar (cuando son pequeños, con un misterio al día es suficiente), se les propone ante su viva imaginación los diferentes escenarios de la Vida de Jesús, contemplándolos de la mano de María, y aprendiendo los profundos mensajes que contienen. Es bueno acostumbrarse a rezar a una hora concreta que venga bien a la familia (puede ser en casa a la caida de la tarde, en el coche mientras se viaja, etc.). Todos pueden participar en esta plegaria, desde los abuelos, pasando por los padres, hasta el pequeñajo de la casa, que se sentirá muy importante cada vez que le toque… Esta oración ha sido recomendada por más de 50 Papas y por numerosos santos, además de haber sido expresamente solicitada por la Santísima Virgen tanto en Lourdes como en Fátima.

En este enlace se puede conocer y practicar esta devoción: http://www.cofradiarosario.net

“No hay medio más seguro para invocar las bendiciones de Dios sobre la familia y, sobre todo, para preservar la paz y la felicidad en la casa, que el rezo cotidiano del Rosario”. (Pío XII, Papa)

Fuente: Catholic.net


7 de mayo de 2013 | Autor: Mabel Gutierrez | Actividades especiales en el aula de clase, Valores religiosos
Etiquetas: , ,

6 Comentarios. ¡Falta el tuyo!

  1. AURA BANKS dice:

    excelente material.

  2. Anónimo dice:

    buenos días, profesora mabel encantada de sus estrategias de mucho provecho para mi y para mi alumnos y familia, dios bendiga a usted y familia

    • Mabel Gutierrez dice:

      Gracias y me contenta que sea de tu ayuda, eso me reconforma y me estimula a continuar en esta labor

  3. buenas noche felicidades, me encanta sobre la oracion es tan importante ya que los infantes aprenden viendo y nuestros hijos tambien por un motivo cualquiera se nos olvida y ellos con amor nos recuerdan vamos a orar primero mae me siento feliz de ser DOCENTE de vocacion. DIOS nos bendiga a todos y todas. felicidades gracias por sus buenos sentimientos y sobre todo compartir toda su experiencia….. mil bendiciones

    • Mabel Gutierrez dice:

      hola buenos días querida amiga gracias por esas lindas palabras y esa es la idea que los niños conozcan a dios para que halla amor , tolerancia y respeto