Presentación del área de Lengua y Literatura


Currículo Básico Nacional

Programa de Lengua y Literatura

Presentación del área de Lengua y Literatura

Segundo Grado

La importancia funcional que tiene el dominio de la lengua como instrumento a través del cual se asegura la interacción humana, fundamento de los cambios personales, sociales y culturales a los que obliga la dinámica del mundo actual. Por esta razón, la función que la sociedad asigna a la escuela tiene con uno de sus principios básicos el desarrollo de las potencialidades comunicativas del ser humano, esenciales para su programación integral.

Los planteamientos anteriores determinan para el área de la lengua y literatura un enfoque funcional comunicativo que difiere de los esquemas tradicionales, centrados en la teoría gramatical, el historicismo y el formalismo literario. Este enfoque atiende el desarrollo de la competencia comunicativa del alumno, entendida no sólo como el conocimiento del sistema lingüístico y los códigos no verbales, sino también, de la adecuación de su actuación lingüística a los diferentes contextos y situaciones comunicativas.

La orientación del área se fundamenta en las teorías relacionadas con el desarrollo evolutivo y el aprendizaje significativo (Vygotsky, Piaget, Ausubel,) y en los nuevos aportes de la lingüística. Entre estos aportes destacan las propuestas teóricas y metodológicas de la Psicolingüística que explican los procesos de adquisición y desarrollo del lenguaje; la variabilidad derivada del uso de la lengua en diferentes contextos comunicativos, eje central de la Sociolingüística (Labov, Hymes), la atención a las diversas funciones del lenguaje de los niños (Halliday). Asimismo, se atiende a la intencionalidad comunicativa propia de todo acto de habla, uno de los temas de reflexión de la Pragmática y al texto como unidad básica de la comunicación humana, centro de las proposiciones de la Teoría del Texto.

Las implicaciones pedagógicas de las ideas anteriores reafirman el principio de que la enseñanza de la lengua obliga al conocimiento de variantes realmente funcionales dentro de una comunidad lingüística específica. Estas ideas, reforzadas además por planteamientos ideológicos (valoración de la identidad como venezolano) y psicológicos (respeto a los conocimientos previos que trae el niño), imponen el reconocimiento del Español de Venezuela, en sus múltiples variedades. En las comunidades indígenas se considerarán, también, las variedades de lengua de las diferentes etnias.

Se propicia una didáctica que atiende no sólo a contenidos conceptuales, sino también a contenidos procedimentales y actitudinales con los que se favorece el aprender a aprender, la reflexión acerca del funcionamiento de la lengua y el acercamiento del alumno a la literatura para su disfrute y valoración, ya que los textos de creación literaria juegan un papel fundamental en la formación de lectores autónomos. El área estimula el acceso a la escritura y a la lectura como acciones placenteras que proporcionan un enriquecimiento personal. Al atender a los procesos de comprensión y producción tanto de la lengua oral como de la escrita, se considera esencial la participación del alumno en las actividades que le permitan analizar, sintetizar, opinar, parafrasear, inferir, anticipar, investigar,…para construir, así, a partir de sus conocimientos previos, su propio proceso de aprendizaje.

La lengua se concibe no sólo como un sistema abstracto, sino también como un instrumento de comunicación que se puede usar y de hecho, se usa, para lograr objetivos variados: dialogar, investigar, informarse, escribir a familiares y amigos, construir un cuento,…. Se aspira con esto a que el niño ponga en juego sus capacidades al descubrir e internalizar no sólo las reglas lingüísticas, sino también las imposiciones sociales de la comunidad en la que se desenvuelve.

En la primera etapa de Educación Básica el niño se apropia del sistema de la lengua escrita. La alfabetización es objetivo central en este período, por lo tanto, es fundamental que en un ambiente lleno de armonía y disfrute, se le ofrezca la oportunidad de interactuar permanentemente en actividades de lectura y escritura que le permitan aprehender la complejidad y funcionalidad de la lengua escrita en diversas situaciones de la vida cotidiana. No debe alfabetizarse “desde afuera” con métodos prescriptivos; el maestro debe conocer y respetar las diversas hipótesis que los niños se plantean para la construcción de la lengua escrita, y a partir de los niveles de conceptualización en los cuales se encuentran, propiciar actividades que les permitan escribir y leer espontáneamente y que les faciliten avanzar, estructurando y reestructurando sus hipótesis hasta lograr la adquisición del código. (Ferreiro, Teberosky, Kaufman, Lerner…).

En definitiva, el propósito de la enseñanza y aprendizaje de la lengua es lograr el desarrollo de la competencia comunicativa del alumno atendiendo a los procesos de comprensión y producción en el lenguaje oral y escrito, tomando en cuenta el uso de los registros adecuados para cada contexto situacional. En esta primera etapa de alfabetización, se considerará como propósito esencial la adquisición y progresivo desarrollo de competencias para la lectura comprensiva y para la expresión e interacción comunicativa apropiada, a través de la oralidad y la escritura de diversos tipos de textos, así como, el acercamiento y paulatina interacción con la literatura como fuente de disfrute y recreación.

Los Comentarios están cerrados.