Lo negativo de los grupos en el aula


images

Cuando trabajamos con grupos en el aula debemos tomar en consideración algunos aspectos, seguramente a lo largo de nuestra historia como estudiantes y como educadores habremos formado parte de grupos, cuya pertenencia no nos brindaba precisamente bienestar. Por el contrario formar parte nos provocaba disgustos.

En los grupos en los que  se vivencia un clima de malestar, es habitual experimentar  sentimientos de subestimación,  de menosprecio, de apatía por parte de los integrantes, de descalificación, de burla y hasta cierta tensión de agresiva. Estos ambientes obstaculizan e impiden el desarrollo personal y los aprendizajes significativos.

Cada integrante siente impedimentos internos y externos  para la participación grupal, para su manifestación  espontánea y para la realización de intercambios. Por ejemplo: un niño puede sentirse cohibido para hablar en grupo por temor a la burla o a la descalificación.

Pero también suele suceder que si con esfuerzo supera la barrera interna que le impide hablar en público, en este tipo de ambiente  se cumpla su predicción anterior y sus compañeros adopten una actitud considerada para con él.

Esto se denota con frecuencia cuando son niños que tienen bajo autoestima,  su nivel cognitivo es bajo o muestra inseguridad, generalmente el resto del grupo lo rechaza,  y en oportunidades a los docentes nos cuesta integrar a estos niños a los grupos.

Cuando vamos  a trabajar con grupos en nuestras aulas, primero concienciar  a los niños a la importancia y  funciones que tiene cada uno de los integrantes, sobre todo manejar con frecuencia los valores de solidaridad, compañerismo para que todos consideren a todos los compañeros por igual y no exista esa apatía por aquellos niños que muestre debilidades en su aprendizaje,  por el contrario incentivarlos a brindarles apoyo  en su aprendizaje.