Una historia para reflexionar el trabajo que hacemos


Se que más de un docente ha leído la historia a continuación relatada, pero creo que es un poco para reflexionar el trabajo que día a día hacemos en nuestras aulas, son tan creativos, espontáneos, reflexivos los alumnos que tenemos y muchas veces  no exploramos esas habilidades innatas que ellos tienen.

El niño de Helen Buckley

florroja

Una vez el pequeño niño fue a la escuela. Era muy pequeñito y la escuela muy grande. Pero cuando el pequeño niño descubrió que podía ir a su clase con sólo entrar por la puerta del frente, se sintió feliz.

Una mañana, estando el pequeño niño en la escuela, su maestra dijo:
-Hoy vamos a hacer un dibujo.
-Qué bueno- pensó el niño, a él le gustaba mucho dibujar, él podía hacer muchas cosas: leones y tigres, gallinas y vacas, trenes y botes. Sacó su caja de colores y comenzó a dibujar.

Pero la maestra dijo: – Esperen, no es hora de empezar, y ella esperó a que todos estuvieran preparados.
-Ahora, dijo la maestra, vamos a dibujar flores.
-¡Qué bueno! – pensó el niño, – me gusta mucho dibujar flores, y empezó a dibujar preciosas flores con sus colores.

Pero la maestra dijo: – Esperen, yo les enseñaré cómo, y dibujó una flor roja con un tallo verde.
El pequeño miró la flor de la maestra y después miró la suya, a él le gustaba más su flor que la de la maestra, pero no dijo nada y comenzó a dibujar una flor roja con un tallo verde igual a la de su maestra.

Otro día cuando el pequeño niño entraba a su clase, la maestra dijo:
-Hoy vamos a hacer algo con barro.
-¡Qué bueno! pensó el niño, me gusta mucho el barro. Él podía hacer muchas cosas con el barro: serpientes y elefantes, ratones y muñecos, camiones y carros y comenzó a estirar su bola de barro.

Pero la maestra dijo: – Esperen, no es hora de comenzar y luego esperó a que todos estuvieran preparados.
-Ahora, dijo la maestra, vamos a dibujar un plato.
-¡Qué bueno! pensó el niño. A mí me gusta mucho hacer platos y comenzó a construir platos de distintas formas y tamaños.

Pero la maestra dijo: -Esperen, yo les enseñaré cómo y ella les enseñó a todos cómo hacer un profundo plato. -Aquí tienen, dijo la maestra, ahora pueden comenzar.
El pequeño niño miró el plato de la maestra y después miró el suyo. A él le gustaba más su plato, pero no dijo nada y comenzó a hacer uno igual al de su maestra.

Y muy pronto el pequeño niño aprendió a esperar y mirar, a hacer cosas iguales a las de su maestra y dejó de hacer cosas que surgían de sus propias ideas.

Ocurrió que un día, su familia, se mudó a otra casa y el pequeño comenzó a ir a otra escuela.
En su primer día de clase, la maestra dijo:
-Hoy vamos a hacer un dibujo.
-Qué bueno pensó el pequeño niño y esperó que la maestra le dijera qué hacer.

Pero la maestra no dijo nada, sólo caminaba dentro del salón.
Cuando llegó hasta el pequeño niño ella dijo:
-¿No quieres empezar tu dibujo?
-Sí, dijo el pequeño ¿qué vamos a hacer?
-No sé hasta que tú no lo hagas, dijo la maestra.
-¿Y cómo lo hago? – preguntó.
-Como tú quieras contestó.
-¿Y de cualquier color?
-De cualquier color dijo la maestra. Si todos hacemos el mismo dibujo y usamos los mismos colores, ¿cómo voy a saber cuál es cuál y quién lo hizo?
-Yo no sé, dijo el pequeño niño, y comenzó a dibujar una flor roja con el tallo verde.”

Helen Buckley

31 comentarios en “Una historia para reflexionar el trabajo que hacemos

  1. Profe que bella historia, y la verdad se basa en la realidad; existen maestros que son asi. Tambien soy maestra de quinto grado pero me manejo con mis niños y niñas con libertad los dejo que exploten toda su imaginación; al momento de realizar sus actividades. Por favor podria publicar mas historias, por favor. Gracias Profe. Buenas Noches.

    1. Así es amiga, hermosa historia para reflexionar y que bien que tu trabajo permita a los niños a ser ellos,

  2. ME SIENTO CONMOVIDA POR TAN LINDA HISTORIA!!!!!! GRACIAS PROFE!!!! NUESTROS NIÑOS SON TESOROS DE INCALCULABLE VALOR!!!. LA IMAGINACIÓN DE ELLOS NO TIENE LÍMITES…. DEJEMOS VOLAR SUS SUEÑOS PINTADOS DE COLORES Y DE ESA INOCENCIA QUE LOS HACE TAN ESPECIALES…… GRACIAS PROFE MABEL!!!!

    1. hola buenas tardes mi querida amiga gracias a ti por esa confianza y tienes mucha razón tenemos que motivan cada día mas a nuestros niños para que desde pequeños aprendan a soñar .

  3. Muy buena reflexion! me encanto…estoy de acuerdo contigo Mabel tenemos un mundo entero por descubrir con nuestros niños pero a veces las partes administrativas y las actividades que nos exigen realizar con ellos a veces no abarcan ese tipo de enlace con los alumnos..tratamos a diario de cambiar eso o al menos tratar de hacerlo mas libre y espontaneo para ellos. gracias!

    1. si profesora gracias por su aporte y dios quiera que toda ese requerimiento se pueda cumplir .

Los Comentarios están cerrados.